Daniel Diez Jr. y el poder de la edición

Entrevista / Hilda Rosa Guerra Márquez

26 de julio 2019

Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /usr/home/jydsolutions.com/web/_prod/habanaselfiesfilm/wp-content/themes/wp-bootstrap-starter/template-parts/content-noticias.php on line 26 Daniel Diez Jr
1
0

Foto: David Tavares (JYD)

Desde que Daniel Diez Jr. “probó” la ficción, vive fascinado por ella. Este editor disfruta el control que su trabajo le brinda, en cierta medida, sobre los personajes, especialmente durante los diálogos, “esa manipulación del tiempo de cada actor en pantalla, ese poder de intervención”, según sus palabras. Por ello cada filme de ficción es siempre bienvenido, aunque, como obras de arte al fin, algunos demanden muchas horas en el cuarto de edición.

Un mes le tomó a Diez hacer el montaje de Habana selfies, segundo largometraje de Arturo Santana, director junto al que trabajó en su ópera prima, Bailando con Margot. Aunque se trata del mismo realizador, la experiencia fue distinta, en tanto ambas obras difieren en género, estructura dramática, estilo, tempo y mucho más.

¿Qué filme fue más complejo desde el punto de vista del montaje, Bailando con Margot o Habana selfies?

Son películas diferentes y ambas tienen sus complejidades, aunque me tomó tres meses montar la primera. Se trata de una historia con cambios de época, flashbacks

Pero Habana selfies tiene seis cuentos… ¿Qué implicó la edición de un filme con esta característica?

Precisamente ahí radicó lo más difícil. Es la primera vez que lo hago. De hecho, en nuestro cine no abundan filmes con esta estructura. De las seis historias, una atraviesa toda la trama mientras las otras cinco entran y salen. Aunque Santana llegó al set de edición con el largometraje montado en su cabeza, el mayor reto era lograr que ese cuento que transcurre a lo largo de toda la película se interrumpiera y se retomara de manera orgánica. También debatimos sobre el orden de aparición de los otros cinco, pero al final quedó como él lo tenía concebido desde el principio. Debemos tener en cuenta, además, que cada historia tiene sus propias características en cuanto a tempo y estilo, esto influyó a la hora de montarlas, por supuesto.

¿Recibiste, entonces, alguna retroalimentación?

Siempre se aprende. Sobre todo cuando trabajas con otra persona que te aporta experiencia. Estaba un poco “frío”, porque no editaba un largometraje de ficción desde hacía tres años, precisamente, desde Bailando con Margot.

Como editor, ¿cuánto intervienes en la realización de una película?

El editor ayuda al director a decir lo que tiene en la cabeza. El montaje se trata de cómo contar la historia. Yo, entonces, hago sugerencias, funciono como una especie de guía. Aunque la mayor carga de trabajo es hasta conseguir el primer corte, también intervengo en la incorporación de la banda sonora, los efectos especiales, o sea, todo lo que incluye la posproducción.

Daniel Diez Jr durante el montaje de Habana Selfies. Foto: David Tavares Cuevas.
Daniel Diez Jr durante el montaje de Habana Selfies. Foto: David Tavares Cuevas.

¿Cómo es tu dinámica de trabajo?

No me gusta ver lo que voy montando hasta pasado un tiempo, para tratar de desvincularme lo más posible y cuando lo retome, verlo como si fuera la primera vez. Recuerdo que Tomás Piard ―con quien tuve el placer de trabajar en varias ocasiones― me decía que lo ideal sería dejar “dormir” la película un mes, porque luego, al verla, te darías cuenta mucho mejor de los cambios que debe experimentar. Pero las dinámicas de producción no lo permiten, no puedes estar toda la vida haciendo un filme.

¿Cuánto puede cambiar una película desde el primer corte hasta la puesta en pantalla?

Como obra de arte al fin puede sufrir transformaciones. Aunque desde el montaje se puede prever cuál será el resultado una vez incorporada la banda sonora, los efectos y demás, después hay que revisar todo de nuevo. Además, Santana es un director que se cuestiona cosas todo el tiempo, porque necesita estar seguro. Es mi trabajo ayudarlo en eso.

¿Cuál es el secreto de un buen editor?

El montaje tiene que ser invisible, se trata de un arte que no se puede ver. El espectador debe conectar con la trama sin percibir la edición. Si esto sucede, habremos alcanzado el propósito.