Dirección de arte en Habana selfies: entre lo onírico y la realidad.

Entrevista / Mayte Madruga

27 de mayo 2019

Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /usr/home/jydsolutions.com/web/_prod/habanaselfiesfilm/wp-content/themes/wp-bootstrap-starter/template-parts/content-noticias.php on line 26 Dirección de arte
0
0

Foto: Carlos Miranda

Celia Ledón tiene en su haber profesional un amplio currículo en el diseño de vestuario. Elegida por Vanity Fair como una de las cinco diseñadoras más inspiradoras dentro de Cuba, Ledón desembarca en Habana Selfies con una propuesta de dirección de arte inspiradora, pero muy a tono con la visión espectacular que tiene de La Habana, el director Arturo Santana.

Celia Ledón
Celia Ledón ( Dirección de Arte, der.), Neysi Alpizar (Yeni – centro) y Arturo Santana (Dirección – izq.)

¿En una película con varias historias cómo trazas una línea en la dirección de arte?

Lo primero que trabajo es a través de un encuentro con el director y los referentes que él tiene, además de los referentes que tiene la dirección de fotografía. A partir de ahí es trata de tener cierto leitmotiv que se repitan a lo largo de todas las historias que de cierta manera los unifique. En esta no siempre fue fácil pero ya desde el guion estaba la ciudad de La Habana, la noche, la lluvia, personajes que fuman, elementos muy sensuales, que de cierta forma están a lo largo de toda la película.

También hay una mirada onírica desde el punto de vista de la fotografía y desde la dirección de arte, no es que no sea un filme realista, aunque existen historias dentro del mismo que no lo son tanto, sino que de cierta forma hay locaciones que están tratadas no para que no sean reconocidas, pero si de una forma diferente en la que el público podrá notar, por ejemplo, que el teatro Bertolt Brecht es el mismo, pero de una forma diferente.

Maquillaje en Habana Selfies
Proceso de maquillaje a Leonardo Benitez (El Chino)
Foto: Carlos Miranda.

Háblame del diálogo con otras especialidades como maquillaje, peluquería…

El cine es un arte y una industria no solo porque se reproduce, sino porque intervienen muchas especialidades. Este es un diálogo que sucede primero entre el director, la dirección de fotografía y la dirección de arte, quienes llevan la estética de la película. En el caso del cuento que sucede en Brecht, por ejemplo, este varió desde el guion a la filmación y si convirtió en un cuento más surrealista que el resto. El diálogo debe fluir y todos deben tener control de su especialidad para que el filme evolucione.

¿Cuáles son los retos en una producción que posee cierta contemporaneidad?

Las historias contemporáneas son las más difíciles. También depende de la estética y la visión del director. Santana quería una estética “fashion” por decirlo de alguna forma. Esto es más alejado de todo lo plástico que puedan ser las cosas bellas destruidas, sino como todos los elementos más resaltados. Asumir la contemporaneidad significa tratar lo cotidiano, pero tratar de desligarse de una cotidianidad y de elementos muy reconocibles.

¿Qué lugares de La Habana prefiere Celia Ledón, que puedan estar o no en Habana selfies?

A mí me gusta el malecón. Y del recorrido que hace uno de los personajes en auto me gusta Prado, Malecón y Neptuno.