Stanislavski en Habana Selfies

Entrevista / Redacción Habana Selfies

2 de diciembre 2019

Warning: Use of undefined constant full - assumed 'full' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /usr/home/jydsolutions.com/web/_prod/habanaselfiesfilm/wp-content/themes/wp-bootstrap-starter/template-parts/content-noticias.php on line 26 Stanislavski en Habana Selfies
0
0

Foto: Carlos Miranda

Este no es un cuento religioso, es una historia entre una, otra, María y un, otro, José. Se trata de otro de los relatos que componen esta película plural, la segunda de Arturo Santana. Mientras esperamos el estreno, podemos dar algunas pistas de lo que encontrará el público cuando se apaguen las luces del cine y en la pantalla aparezca el nombre de Habana Selfies.

Los roles de María y José, los protagonistas de esta historia, correspondieron a Cheryl Zaldívar y Pedro Martínez, respectivamente. Ambos conversaron con nuestro equipo de prensa sobre sus personajes y cómo los asumieron. También la actriz Alina Molina, quien tiene un pequeño pero decisivo papel en esta historia, nos relató su experiencia en el rodaje de la película.

José estudia en una escuela de oficios y hace arte con metal. María es actriz y tiene un grupo de teatro de aficionados. José decide entrar a este grupo y allí…

“Conocía este cuento y otros de la película porque he trabajado con Santana en otras ocasiones y habíamos hablado de estas historias que tenía en proceso, y ahora al cabo de los años logró materializarlas”, comenta Cheryl, quien encarnó el protagónico en el mediometraje Subir al cielo, también dirigido por Santana; y anteriormente hizo un personaje en Besos y lágrimas, otra obra de este director.

Pedro es un actor muy joven, aún estudia en el ISA, pero ya se le ha visto en la televisión y en teatro. Habana Selfies es la primera película propiamente cubana en la que trabaja, pues anteriormente hizo una coproducción con Estados Unidos.

Un dato que puede resultar interesante a los amantes de las behind scenes es que Pedro fue alumno de Cheryl en la vida real, y en esa etapa estaba enamorado de ella. “Ahora mismo me siento rarísimo, porque aunque ya eso pasó, trabajar con ella como su alumno me recuerda aquel enamoramiento”, confiesa el joven actor. “Me pone nervioso”, bromea. Para él, el reto más grande a la hora de interpretar este personaje no fue precisamente Cheryl, como algunos podrían pensar, sino “sacarle chispas a un hierro en el taller con una pulidora”, algo que hizo sin el uso de un doble.

Maria (Cheryl Saldivar) y José (Pedrito Martinez). Foto: Carlos Miranda.

Sobre la experiencia de trabajar con un exalumno, Cheryl comenta: “No es la primera vez que me pasa, pero sí me gusta trabajar con exalumnos porque veo cómo han crecido, la seriedad con que trabajan, y eso me regocija. Es una experiencia bonita. Para la escena que estamos trabajando hoy pedí que trajeran estudiantes de la ENA que han sido mis alumnos. Me encanta trabajar con gente joven, con adolescentes”.

Mientras Cheryl y Pedro asumen los retos de un nuevo trabajo, Alina Molina se alegra de tener una participación decisiva en esta historia. Su personaje, si bien tiene una breve aparición en el cuento, cambia el rumbo del relato. La entrevistamos el día que filmaría esa escena en que ofrece un “parte meteorológico” y nos comentó que le llama mucho la atención esta historia, porque está contada de una forma muy bonita, y porque tiene algo así como un misterio.

“Mi personaje viene a romper toda la atmósfera poética que se está creando en la historia. Aparece solamente para eso, para dar un punto de giro. Me ha gustado mucho tener la oportunidad de trabajar con Santana y de participar en este cuento. Creo que esta película va a gustar mucho”, dijo.

Alina también trabajó con Santana en Bailando con Margot, pero por cosas que pasan en la mesa de edición, su parte quedó fuera del corte final. “Cuando Santana me llamó para este trabajo, yo tenía mucho temor de que me volvieran a cortar, pero cuando vi que estaba en un lugar estratégico, me puse muy contenta”, bromeó.

Alina, Cheryl y Pedro habitan La Habana, al igual que sus personajes. Pero habrá que esperar para saber más sobre esta historia y sobre lo que ocurre entre ellos.